domingo, 1 de mayo de 2011

The Cimmerian King: Ese otro Conan de Andrea

Y yo añadiría: El mejor. Sí, porque esta figura nos remite directamente a las ilustraciones más clásicas del guerrero (no en vano está basada este dibujo de John Buscema) y, tanto su anatomía, soberbiamente modelada, como su pose y actitud, la dotan de un aire atemporal que la sitúa en el territorio del mito. Los escasos elementos que la rodean, además de permitir al modelista infinitas posibilidades de variación, refuerzan el protagonismo de la figura, añadiéndole profundidad y carácter. La entonación sombría y húmeda de la ilustración de la caja es un magnífico ejemplo de ambientación, que acompaña perfectamente la actitud de introspección que la pose sugiere. Yo me decidí por una opción similar, aunque hay numerosos ejemplos en la WEB (tengamos en cuenta que la pieza tiene ya 3 años) de otras decoraciones igualmente conseguidas.
Ya que el montaje, imprimación y pintura de la pieza no tiene nada de particular, la he pintado con acrílicos y luz cenital como muchas otras, sólo añadiré una secuencia de fotos que ilustran el proceso.


















 A partir de aquí las fotos son de la figura ya acabada.




2 comentarios:

JOSE ALGUER dijo...

me encanta, me ha hecho recordar mis primeras experiencias pintando batallones de soldados ingleses y franceses, y despues con aviones de guerra, aficion de niño que posteriormente abandone

Necio Hutopo dijo...

Ese es el tamaño de la pieza en relación a la mano?

Anda pues... A dejar las dioptrías en el trabajo